VIRTUOSOS

Hoy toca el turno de hablar de Bob Brozman. Bob es uno de esos músicos especiales, apasionados e irrepetibles que nos dejó un extenso y variado legado.

Si os gusta el Blues, el Ragtime o la música Hawaiana no dudéis dedicarle un rato a Bob. Merecerá la pena.

Por desgracia el tío se suicidó el 23 de abril de 2013. Irrepetible. Sin duda

Brozman era bien conocido por su uso de los instrumentos resonadores americanos de los años 1920 y 1930.

Se le ha llamado “un asistente instrumental” y “un archivo caminante de la música americana del siglo 20”. Grabó numerosos discos y ha ganado tres veces la Guitar Player Readers’ Poll al mejor blues, al mejor del mundo y a las mejores categorías guitarristas.

Su faceta de etnomusicólogo le hizo viajar hasta las raíces de diversos estilos musicales e hizo que se interesara profundamente por generos tan diversos como el Blues, la Música Hawaiana, el Ragtime, el Jazz Manouche o el Calypso entre otros.

Esta mezcla cultural y esta apertura hacia la diversidad hizo de Bob un músico que, a pesar de afincarse en la música popular, rebosa personalidad y te atrapa con solo escuchar cinco segundos de sus guitarras.

Más entradas al blog aquí

Share in
Tagged in